Un oasis en San Juan

Muchas veces trabajo tanto durante la semana que de lo único que tengo ganas es de tirarme en la cama y morir (en el mejor sentido) hasta el otro día. Otras veces, me apetece más tumbarme al pie de una piscina y algún otro día, trabajar desde un lugar tranquilo con vibra de vacaciones.

Ciertamente tenemos rutinas un poco pesadas y no siempre tenemos los días o dinero suficiente para irnos fuera del país.  Sin embargo, siempre va a existir la posibilidad de escaparse a algún rincón de tu ciudad o país a desconectar un poco, descansar y hasta enviar algunos correos electrónicos de trabajo bajo alguna sombrilla y playa de frente.

Todo esto se los cuento porque es justo lo que me pasó esta semana pasada.  Entre mis planes de mudanza a otro continente, el trabajo y la agenda un poco saturada, necesitaba desconectar sin ir muy lejos. En el momento menos esperado, un par de llamadas y un ajuste en agenda, ya estaba entrando al hotel Condado Palm, San Juan Puerto Rico.  Solo tengo que decir dos cosas: ¡Que delicia! ¡Que NECESARIO!

26CAE6FD-4581-4CD9-B399-A80B0042C9B4
Aclimatándome en el jacuzzi, Hotel condado Palm.

Al llegar al hotel la bienvenida de su equipo fue reconfortante, como llegar a un lugar que ya conocías. Puedes llegar, dejar tu equipaje y comenzar a disfrutar de la tranquilidad en medio de la ciudad. Llegué con hambre así que me fui directamente al restaurante que está en el hotel, Ropa Vieja.  Probablemente muchos lo han visitado, pero ahora en su nueva localidad y con mojitos de sabores de lujo, no debes dejar de ir!

IMG_7442
Mojito de parcha, Ropa Vieja, Hotel Condado Plam.

Esa tarde como venía de una semana ajetreada decidí irme al “beach club” del hotel ubicado frente a Océano en Condado.  Allí me esperaba uno de los chicos encargados con sombrilla y silla reclinable listas.  Además, agua para refrescar el alma del calor de la ciudad.  Luego de un rato, para finalizar mi primer día lleno de tranquilidad y desconexión, decidí parar en Walgreens (tienda de conveniencia) justo frente al hotel a comprarme una botellita de vino para ver el atardecer desde la habitación.  Tengo que decirles, fue la mejor decisión, disfrute de ver el sol caer por los edificios de la ciudad desde mi cama, WIN!

B05E5B87-896C-4FC5-B5BA-8FE19509B472
Siempre es una ricura desayunar en la cama.

Amanece en Condado y nuestro plan estaba claro, dar un paseo por los alrededores en bicicleta e ir a Viejo San Juan a capturar rincones increíbles que nunca dejan de dar esa sensación de estar en casa.  Luego del desayuno en la cama, solicitamos dos bicis en recepción y en menos de dos minutos ¡ya estábamos pedaleando por Condado! Pasamos por Ventana al mar, Playa de Condado, Puente dos hermanos y más.  Utilizamos el carril bici así que sin miedos logramos un paseo 10! Regresamos al hotel, nos refrescamos y continuamos nuestra travesía a Viejo San Juan.  Yo no se a ustedes, pero nunca me canso de ir al casco antiguo de San Juan.  Sus colores, restaurantes, arquitectura te dan ganas de descubrirlo una y otra vez.

876B5F3B-32CE-4135-B42C-5C19A4098309
Rincones con encanto, Viejo San Juan.

Paramos a almorzar en el Patio del Níspero, un restaurante increíble dentro del Hotel El Convento.  Croquetas de cangrejo, ensalada de la casa y su plato predilecto “Surf and Turf” fueron el almuerzo perfecto para coger energías y continuar el día.

5DC03146-B1E8-4338-9DF9-4F295D2E2F17
Croquetas de cangrejo, El Patio del Níspero, Hotel El Convento.

Al finalizar el día, tuvimos una rica cena en el restaurante Ropa Vieja, unas copitas de vino, mofongo de ropa vieja y masitas de cerdo con arroz mamposteao nos preparan el cuerpo para lo que venía… ¡LA PLACITA!

C33C507A-04A5-498B-9EA2-9FB8C25CEC65
Mofonguitos de ropa vieja, Restaurante Ropa Vieja, Hotel Condado Palm.

¡Ahh..! La placita… el lugar donde muchos se reúnen después de trabajo o antes del jangueo a tomar unas copas y arreglar el mundo con amigos.  Eso justamente fue lo que hicimos y creanme unos palos con amigos nunca falla.  Lo mejor de todo es que estábamos a 5 minutos del hotel así que al finalizar la noche, a la rica camita.

Último día y amanecemos en la suite exclusiva del hotel.  Que les puedo decir… una delicia con cocina, sala, habitación y vista al mar.  Nuestra última parada en esta maravillosa experiencia fue hacer “paddle boarding” en la laguna de Condado.  Debo confesar que no quería salir de aquella cama tan rica con vistas del mar azul, pero una vez encima de aquella tabla mi cuerpo respiraba paz.  Bloqueé un poco todos los pensamientos y disfruté mucho de la actividad.

5A8A1085-F70C-4D10-A1D6-0586AC1319E3

Desde la suite exclusiva, Hotel Condado Palm.

Me despedí con nostalgia a lo que fue mi hogar por tres días, trabajé desde la piscina, comí rico, dormí como reina y disfrute de la ciudad.  Desconecté, dentro del ajetreo y eso, no es fácil de conseguir.

Muchas veces olvidamos que nuestro cuerpo es capaz de producir mucho y si a eso le sumas llevarlo a trabajar, organizar y actuar en un ambiente cómodo y relajado, la productividad puede aumentar a 100!

Gracias familia!

Stay tuned,

Jenn

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: